3/03/2016 09:36:00 a. m.

La Majadería como Estrategia en la ¿Política?


Por Hasardevi
Marzo 3, 2016

En México, se ve todos los días, en todos los medios de “comunicación”, en todas las formas posibles. La insidia sustituye al dato fidedigno, la grosera descalificación al argumento, la violencia verbal y el insulto al debate de altura.

Cuando de la burla y la banalización de temas sensibles se hace acopio en una búsqueda por minimizar todo valor por temor a parecer “pasado de moda”, poco audaz, conservador o hipócrita, no es raro que incluso en la política, en donde es verdad que la hipocresía es la capa protectora desde siempre, ahora hace su total irrupción un cinismo y una majadería rampantes.

¿Y la gente? Tristemente pareciera que hay muchos que aplauden rabiosamente esta forma “franca”, de encarar al –ya no adversario, sino enemigo y, no a vencer en buena lid, sino a aniquilar.

“Todas las filosofías cínicas han hecho su entrada en la sociedad arropándose con los guiñapos de la franqueza,” decía José Ortega y Gasset.  Es innegable que algunos se “arropan” en la franqueza para espetar majaderías o bien, caen en el extremo del cinismo como ciertos políticos que hoy, por todas partes del mundo, pululan.

En Europa, la comidilla es un candidato a la presidencia de los EUA, auto proclamado el país más democrático del mundo. Los desfiguros de Trump han llegado muy lejos porque, en efecto, aspira a presidir el país considerado el más poderoso. La verdad es que si de majaderías se trata, el agravio hecho por los gobiernos del Reino Unido y de Suecia a una reciente declaración de las Naciones Unidas con respecto al inverosímil caso de encarcelamiento de facto de Julian Assange, al decir que su pronunciamiento era “ridículo” y que no lo tomarían en cuenta, destaca tanto como la aseveración en el mismo Reino Unido de que el parlamentario Corbey “es un peligro” dicho esto por sus pares en la política.

Ni qué decir del propio Trump. La ofensiva majadería con que se conduce respecto a México, a otras culturas, a los periodistas que se atreven a cuestionarle, o en general personas que disienten con él, es de antología. El periodista Dave Brooks dijo que había hecho una impresión de los insultos que llevaba proferidos en su cuenta de twitter “el Donald” en esta campaña y alcanzaba 33 páginas.

Y en este contexto, es pertinente nombrar al cínico expresidente mexicano Vicente Fox, quien en un alarde de supina ignorancia y despótica estupidez, le espetó nada menos que al Comandante Fidel Castro su famosa frase: “comes y te vas”. Ambos, Trump y Fox, gustan de los iletrados. Trump dijo: “Me gusta la gente no educada” y Fox por su parte, le dijo a una mujer indígena, “qué bueno que no lees”. Ambos, claro, son seguidos por los menos “educados”, eso es un hecho documentado.

El ex-Rey de España, Juan Carlos, mandó callar majaderamente a un presidente democráticamente elegido por el pueblo de Venezuela: Hugo Chávez Frías. Y en su momento, no recibió la censura que merecía por tal atrevimiento, pero Chávez, gran hombre y estadista, supo devolver con guante blanco la afrenta, cuando se refirió a él con el respetuoso “señor Rey” y le confirió su perdón al arrebato majadero del “noble” hoy venido a menos.

Si Obama se rehúsa a ver a la política como un “reality show”, ya que precisamente dijo que como no es tal, Trump “no puede ganar”, habrá que contradecirle porque eso es lo que realmente parece ser hoy en día. Un reality show grosero, vulgar y en terrible decadencia.
Pero los pueblos presencian tal majadería de manera impávida. Incluso la celebran. La gente por todas partes del mundo parece estar sumamente confundida, desorientada.

En México, padecemos un caso extremo en este sentido, que ha ido creciendo desde que en el poder se instauró el “Ni los veo, ni los oigo” del taimado Carlos Salinas de Gortari. Un déspota neoliberal que, mediante el fraude descarado, pisoteó lo que quedaba de democracia en este país. Preparó el camino para que una derecha al estilo de los vende patria del siglo antepasado –de cualquier partido- se apostaran en el poder y a base de fraudes se nieguen a dejarlo.

Pero la majadería va hoy más allá de la ofensa al contrincante político; si antes se conformaban con insultar la inteligencia de muchos, hoy los insultos se profieren ya de forma directa hacia el pueblo pensante que se niega a postrarse ante estos personajes grotescos y corruptos. 

Un individuo priísta acusado en repetidas ocasiones de tener nexos con el narcotráfico, Manlio Beltrones, ya no sólo insulta y calumnia al político Andrés Manuel López Obrador, dos veces candidato a la presidencia de la República Mexicana, ex-jefe de gobierno del Distrito Federal, y líder del primer movimiento ciudadano real que logra conformar un partido político independiente, MORENA, del cual es actual presidente también; ahora también embiste contra ese sector del pueblo que ha venido luchando desde hace años contra los fraudes, la entrega de los recursos del país a manos privadas y extranjeras, y demás atropellos por parte de esa clase política abyecta que Beltrones representa con precisión. Y los medios masivos, y no masivos, ni siquiera lo cuestionan. Ni siquiera un extrañamiento ante tal desproporción. Bueno, peores cosas les pasan de largo: las mentiras en su cara, cuando hacen sus grandilocuentes declaraciones ¿no es cierto?

Tal parece que ya es “normal” que en este país sea la majadería y la mentira la estrategia política para descalificar, el cinismo de medios y de “público” se hace uno y no se piensa que todos, absolutamente todos, menos un grupúsculo oligarca y sus cortesanos –Beltrones y Peña incluidos entre los cortesanos- son y serán víctimas de la corrupción y la debacle que vive México. “Peje-zombis” dice el acusado de pertenecer al crimen organizado por diarios importantes en el mundo –mismos que no ha demandado aún el interfecto-  refiriéndose así a millones de personas que han votado por López Obrador, y por quienes conforman una fuerza ciudadana y política muy importante en este país. 
Ciudadanos en ejercicio de su derecho a disentir y a exigir de los políticos respeto y legalidad. 

Pero Beltrones sabe de sobra que no se dirige, cuando de los que apoyan a AMLO se trata, a insulsos manipulables, él expresa sus palabras ofensivas para que esos “televidentes” adormecidos se regodeen, azuzando así a otro sector de la sociedad contra quienes disienten y sí ejercen su derecho a pensar y a reclamar. Ruin, de todos modos su actuar, pero ¿Qué más podía esperarse de quien ha vivido entre  turbiedades sin aclarar –esas sí- y no los “segundos pisos”, y se ha servido del erario que pertenece al pueblo que insulta?

Otra majadería, negar el paso de legisladores de MORENA a “la herramienta de trabajo del presidente”, Peña dixit, es decir, al avión de 7,000 millones de pesos (el más caro del mundo) que el dueño de la casa blanca (vía Higa) y demás opacidades, caprichosamente adquirió y que groseramente dice es su “herramienta de trabajo”. No sabíamos que fuese aviador. Aunque si se refiere a cobrar sin trabajar… cobra sentido. El señor ignora que la herramienta principal de un ocupante de la silla presidencial sería, en todo caso, la Constitución Política del país que dice gobernar, para respetarla, para aplicarla, para guiarse por ésta en lugar de desfigurarla y destruirla y junto con ella al país entero. Esta es la forma majadera de un pésimo “presidente” diciendo a la gente: “me burlo porque puedo y hagan como quieran”. Así de burdo, así de pequeño.

Y no menos burdo el ataque a las escuelas de MORENA, el actuar servil y traidor –a la gente que lo puso ahí- Miguel Mancera enviando a desacreditar esas escuelas a sus “colaboradores” llamando a éstas “escuelas patito”. No una palabra de reconocimiento ante lo nunca antes visto: legisladores donando parte importante de su dieta para la educación de los jóvenes rechazados por el sistema, claro que no. Eso desnudaría al sistema hecho para rechazar al pobre, para promover la comercialización de la educación y retrata de cuerpo entero la mezquindad de estos pseudo-servidores públicos.

Si algo ya es absolutamente desconocido en este régimen, es el sentido de la decencia y la compostura, el respeto que deben a la gente para la que trabajan. Hace mucho que gobernantes, legisladores y “servidores” públicos perdieron el rumbo porque la gente les permitió enseñorearse y olvidar para quién trabajan, quién les paga con sus impuestos, por mantener un aparato que haga funcionar al país. La política sí, como “reality show” y los ciudadanos como espectadores que aplauden sus majaderías y proceder obsceno, como un público ebrio que ríe cuando le insultan, así han degradado a una buena parte de la sociedad.

Pero no a toda, por cierto. Es a esa parte de la sociedad a la que insultan y agreden. A esa parte de la sociedad conformada por periodistas, intelectuales, gente trabajadora y con sentido del honor quieren avasallar. Por ello, se trata de no transigir con la corrupción, no tolerarla. Tampoco tolerar la majadería, la calumnia ni el acoso y la violencia desde el poder, pero tampoco entre los ciudadanos. A los insultos, responder con la fuerza del argumento, con la fuerza del trabajo para regenerar al país. Los militantes y simpatizantes de morena, han de ser prueba fehaciente de una ciudadanía que sabe exigir, sobre todo a quienes ha señalado para el ejercicio del poder en ese partido, congruencia y decoro. Nunca permitirse el cinismo como respuesta a los malos políticos; antes bien, hacer del vapuleo y la intimidación que estas malas personas, malos políticos, utilizan en contra del pueblo, la razón de la fortaleza en las ideas y la construcción de puentes y no destrucción de caminos. Oponiendo al autoritarismo, el supremo derecho a la libertad de expresión y recordándoles a esos majaderos, a cada paso que den, quién manda: los que pagamos con impuestos sus exorbitantes salarios.

Si una parte importante del pueblo ha escogido este camino es porque rechaza la violencia. Se tiene claro que todo tipo de violencia lleva a más violencia, y por ello, se ha optado por la fuerza de las palabras, de las acciones de resistencia civil y pacífica incluso. Pero en México, al parecer, la forma de hacer política se ha convertido más bien en la diatriba barata llevando a un representante de la máxima investidura –la presidencia de la República- a ordenar a ciudadanos agraviados que superen el hecho de la desaparición forzada de 43 estudiantes. A un presidente de un partido, a insultar a ciudadanos descalificándoles despectivamente por apoyar a un partido. Es deplorable en verdad. En México se aplaude y se admira al bravucón. Si no, basta mirar la anacrónica entrada (como en la dizque época de oro del cine mexicano) de un nada independiente gobernante, a caballo con balandronadas a lo Fox –que no cumple, además.

Por lo visto Beltrones, Mancera y Peña, entre otros muchos, pero de manera preponderante por el espacio de poder que hoy ocupan, desconocen en absoluto los significados de la política: mediar en una sociedad dividida para evitar la violencia. Al contrario de esto, la promueven, la utilizan impunemente, la ciudadanía que se atreve a cuestionarles, es víctima de un acoso, de una constante intimidación, “bulling” le llaman ahora utilizando la palabra en inglés, desde el poder la violencia institucionalizada, el Estado de terror. Y la peor violencia, la pobreza, como acusó Gandhi, siempre presente en este país, hoy se ahonda más cada día.


La manera de regenerar al país, a la sociedad, involucra un compromiso serio y una regeneración interior. Templanza y honestidad como divisa. Mantener, los ciudadanos conscientes, la compostura y, a la falta de honor entre los gobiernos y los gobernantes, debemos anteponer y responder con el honor entre las personas. 
2/26/2016 09:46:00 p. m.

El Confort Intelectual



Por Hasardevi
Febrero 26, 2016
La comodidad intelectual es el reposo de la inteligencia. Es el capullo en el que el cerebro se adormece tranquilamente, cuando no se le exhorta más a tener el valor de pensar. Así, ya no habla más que para repetir lo que "sabe", ya no se hace un esfuerzo por producir. Colmado de pereza (o cobardía), ni siquiera se molesta en renunciar a la idea: se esconde.
Se refugia en las bellas doctrinas listas para consumir, en las referencias, en ideas y referencias hechas y métodos ya probados que ya sólo hay que "aplicar". Cuando uno está tan embebido en el pensamiento de los demás, ya no debemos decir que pensamos; deberíamos decir "se piensa", como se dice "llueve". 
  François Housset 


"Le Confort Intellectuel" (El Confort Intelectual) es el título de un ensayo de Marcel Aymé, publicado en 1949. Aunque este escrito no tiene relación con ese ensayo, encuentro interesante la forma de referirse a un estado que para mi significa una especie de "acomodamiento" de las ¿ideas? con el fin de agradar al "consumidor". Así traduzco yo este concepto de "confort" intelectual.

Primero, hay que recordar lo que el término "intelectual" evoca, ya que hoy en día y gracias a los medios masivos, en especial la televisión pero ahora también a la Internet, actores, actrices, cantantes, y en general, todo aquel que tenga alguna fama, es considerado erróneamente como tal.

Intelectual evoca "inteligencia" cuyo dominio es conformado por diversos campos como la ciencia, la literatura, el arte, etc. Implica también la sabiduría en el ejercicio de un saber vivir y tener la capacidad de expandirse en forma natural de modo que se es capaz de aportar un valor a la humanidad. El mundo necesita de intelectuales para ser pensado. 

En ese sentido, idealmente un intelectual no debería ser soberbio, elitista e incluso sectario. El simple hecho de ser famoso, no hace al intelectual. Sobre todo, -hoy en día que los plagios están de moda y que la falta de originalidad vertida sin pudor alguno, pero eso sí, con gran sensacionalismo y un lenguaje utilizado de manera efectista- tampoco consiste en haber sido "publicado" repetidamente, o conducir un programa de televisión, o de radio... Por cierto, "codearse" con la intelectualidad, o lo que se piensa lo es, tampoco le confiere tal estado. 

El intelectual, por su formación, tiene un deber ético para con la humanidad que es el de tratar de comprender y traducir los problemas para crear valor en la sociedad y permitir así vislumbrar una forma mejor de hacer las cosas. La humildad debe ser divisa del intelecto, la apertura, un espíritu curioso... Ayudar a que la gente, adquiera mayor conciencia del mundo y sus fenómenos, y por supuesto, señalar lo que se percibe en detrimento de la propia humanidad. En este sentido, si el "intelectual" es incapaz de ver y percibir lo que ocurre en su entorno social, o si viéndolo, es incapaz de difundirlo y en su caso, denunciarlo y crear una corriente de luz que sea capaz de combatir lo que sea que esté impidiendo el desarrollo individual y minando a la comunidad, su función se pervierte.

Todo pensamiento político, involucra una reflexión intelectual.

El pensamiento crítico provisto de los elementos con que cuenta el intelectual, debe estar presente a la hora del análisis de los hechos sociales que ineludiblemente están inmersos en la política; su imparcialidad no debe estar comprometida cuando de su relación con el poder se trate. Pero no ha de dudar en tomar el partido que su conciencia le dicte cuando defienda las ideas en las que convergen justicia, amor, paz... En cualquier rama del saber: arte, ciencia, literatura, economía, el elemento humano todo lo impregna; así, la desigualdad social, la carencia de la aplicación de la ley equitativamente y otros aspectos relacionados, no escapan en cualquier área de trabajo del intelectual y no se explican de manera aislada. 
En la actualidad, en cambio, lo que se hace ya muy a menudo es acomodarse en los conceptos que heredamos y consumimos juntos: el capital de la inteligencia que se comparte de manera pragmática. Es seguro pensar como los otros, de este modo no nos aislamos y además, es seguro avanzar por un camino ya trazado, uno simplemente es conducido. Y es verdad, se prefiere amoldar las propias dudas e ideas a los prejuicios que se tiene, justificándolos, que ejercitarse en la reflexión. Razonar, ya se ve casi como una pérdida de tiempo: todo está ahí en la red para ser consumido. En el reflector para ser "parte de nuestra vida". ¡Qué falacia! 

Intelectual es quien piensa, quien produce ideas, quien se refuta a sí mismo, quien duda y reflexiona. Es un proceso doloroso, inquietante, pero fructífero y liberador. Al negar este ejercicio, se niega la inteligencia y el intelectual que dice, cree o parece serlo, simplemente no lo es. Su pensamiento queda descalificado, de razón y de ética.

Y es que pensar es peligroso. Lo es más todavía cuando uno se arriesga a parecer tonto, atreverse a cometer un error esbozando una afirmación que no entra en la corriente de pensamiento que predomina en ciertos "círculos autorizados". Por el contrario, es fácil "tener razón" si se repite lo que aparece como evidente porque es lo que se recicla constantemente, especialmente en los medios masivos, o bien en el círculo que se ostenta con esa misma autoridad.

Pero si se opta por la comodidad, uno escoge ya no pensar, sino fingir que se piensa. Se recolectan ideas de aquí y allá (como corta y pega) para el consumo inmediato. El pensamiento pues, deja de ser el resultado de un proceso arduo en que la creatividad se pone en juego, en que ejercitamos la dialéctica, en que refutamos nuestras propias ideas preconcebidas y agudizamos el juicio. Uno ya no piensa, es tragado por una maquinaria de pensamiento que se repite, se reactiva, como una computadora, como una aplicación de un "smart phone", no hay nuevos derroteros, sólo caminos trillados.

Si bien el pensamiento puede ser sistematizado, no puede encerrarse en un libro. Las ideas se ponen a prueba en los hechos de la vida diaria, a través de la historia, por la experiencia también. Ahora nos toca pensar a todos en lugar de buscar las respuestas solamente entre las páginas de un libro o en un supuesto "pensador", pero más que todo, es necesario calibrar el estado de cosas y, a través de las ideas, denunciar lo que se ha podrido y renovar el pensamiento para regenerar el espíritu colectivo de la sociedad que parece languidecer carente de verdaderos valores humanos.

Atreverse, no sólo a documentar la historia de las infamias y lo que ha fallado en nuestros sistemas (¿inventados por quién?) sino a proponer los nuevos derroteros, los nuevos brotes de sabiduría. Podemos borrar la hoja y reescribir la historia, comenzar de nuevo. Pero la inteligencia tiene la obligación de tomar parte activa en este cambio, por encima de la tecnología, ésta es una herramienta, nosotros la manejamos, no al revés. El status quo puede y debe ser cambiado, la revitalización de la sociedad espera la participación activa de la "inteligencia".



2/18/2016 09:38:00 p. m.

Visita papal a México: nada que esperar... ni agradecer.



Por Hasardevi
Febrero 18, 2016

Es cierto, el papa no puede resolver los problemas que aquejan al mundo, ni siquiera los problemas de la Iglesia en su conjunto. Pero el papa no es sólo un Jefe de Estado, es un líder espiritual; por lo menos religioso...

Demasiadas expectativas de muchos para un papa con un discurso, eso sí, muy original en su contenido, pocas veces escuchado en boca de un representante de la Iglesia Católica. Pero demasiadas al fin. ¿Por qué esperar algo distinto? Es verdad que él dio pautas para ello y sin embargo, nada ha hecho con anterioridad en asuntos como la pederastia atribuida -probadamente- a sacerdotes y jerarcas eclesiales.

Pero, por tratarse de un papa que en su discurso se opone tan vehementemente a la injusticia social, se pensó que podría acercarse verdaderamente, no sólo en el discurso, a los más pobres, los más desprotegidos, los más necesitados de consuelo y esperanza; incluso coincidir con aquellos miembros de su iglesia que, en los hechos, defienden los derechos de los más necesitados.

Me alegra saber, que como grupo al menos, las muy dignas y generosas "Patronas", esas mujeres que desde hace años alimentan a los hambrientos y maltratados emigrantes que pasan por este país en ese transporte llamado "la bestia", no dieron señas de expectativa alguna acerca del Representante de Dios en la Tierra.

Es indefendible la impúdica cercanía del papa con el poder, el discurso se hace doble cuando se desmiente en los hechos lo que se defiende con la palabra. La constante ambigüedad que le imbuye como personaje "sacro" y hombre de Estado resulta conveniente para justificarse en uno u otro sentido.

Y qué bien sirve, en cambio, a los intereses de las cadenas de radio y televisión para ganar dinero y manipular a la gente que, incauta, se deja distraer con las expectativas creadas.

Su principal deber, el del papa, para con su Grey, es buscar su bienestar y tomar las acciones necesarias, nada justifica el olvido de esa encomienda "divina". Proteger una investidura, en lugar de al pueblo católico -al menos- es una falla, y no ser capaz de guiar a la gente congruentemente, le descalifica. Cuanto mayores expectativas, mayor responsabilidad.

Todo es oropel cuando de un representante de la Iglesia Católica se trata. En cambio, tanto Leonardo Boff como muchos otros "excomulgados" persisten en la sombra su obra dedicada a mejorar este mundo cada vez más complicado.

En cuanto a la laicidad pisoteada en este país, esto es única y exclusivamente responsabilidad del gobierno mexicano, tan corrupto, como espurio. Pero con la aquiescencia de pueblo hipnotizado e intelectuales distraídos, algunos; serviles al poder, los más. Y es que, se vuelven sólo "reniegos" estos intelectuales que claman por el Estado de Derecho y el Estado Laico, pero nada hacen, no promueven acción alguna, no interpelan como es debido al poder.

Ni expertos ni legos en estos intrincados recovecos que tiene lo que se relaciona con la iglesia, sus maneras, su derecho, sus relaciones con la grey, con sus propios miembros, con el poder, etc., aciertan a demandar una relación de respeto, que no rebase los límites impuestos en la propia ley mexicana a toda asociación religiosa. La parcialidad campea. Los expertos, por cierto, parecen tan fascinados con la figura papal y el rito eclesiástico, como con la realeza. ¿Se enceguecen con la idea de las indulgencias papales?

¿Qué bien puede hacer a un pueblo -de todos modos- perpetuar un mito, así sea en nombre de la fe y la esperanza?

1/28/2016 05:57:00 p. m.

La Desigualdad en el Mundo "Cuidado con la brecha..."



Por Hasardevi
28 de Enero 2016
Me gustó el título que The Economist puso a un artículo sobre Sir Anthony Atkinson en el cual, por cierto, no se esconde la sorpresa ante lo vanguardista de las propuestas hechas en su libro “Desigualdad ¿qué hacer al respecto?”:

Mind the gap, como se lee en el metro de Londres para que se tenga cuidado de no caer en la brecha que hay entre el andén y el vagón al subir. Hoy, lo apremiante es no “caer en la brecha” enorme de desigualdad entre pobres y ricos que advierte Atkinson y su aportación consiste en decir “sí hay una manera”, o quince, entre muchas otras que él aporta en este libro.
No es sólo la izquierda la que advierte ya de los peligros de la inequidad en el mundo. No es la gente “que no sabe de economía” y no “comprende” lo que ocurre con la “glogalización”. Hoy están en juego la subsistencia y la democracia por culpa de estas desigualdades y es hora de actuar. Aquí están las ideas para informarse, para divulgar, para debatir con las armas de la razón.


Este artículo está basado en textos de l’Humanité, The Economist y del propio blog del autor, acerca de la obra en cuestión.


"Tony Atkinson ha hecho más que nadie para ayudarnos a entender el significado de la desigualdad, por qué es importante, cómo ha cambiado con el tiempo, y cómo puede ser influenciada. Él es uno de los grandes eruditos de nuestro tiempo".
 — Nicholas Stern, London School of Economics and Political Science


La desigualdad es uno de nuestros problemas sociales más urgentes. Si bien se refrenó en las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, regresó recientemente para vengarse. Todos conocemos la magnitud del problema –la brecha sobre el 99% y el 1% está muy arraigada en el debate público, pero ha habido poca discusión de lo que podemos hacer, en lugar de desesperarnos.

No es sólo que los ricos se hagan más ricos, sino que hay cada vez más pobres en el mundo y la brecha es enorme. Contra los argumentos y excusas comunes para la inacción: que con la intervención del Estado se contraerá la economía, que la globalización hace que la acción sea imposible, y que hoy no podemos darnos el lujo de nuevas políticas. De acuerdo con el distinguido economista Anthony Atkinson, sin embargo, podemos hacer mucho más de lo que los escépticos se imaginan.

Más radical que Thomas Piketty, Atkinson cree que el gobierno debe inmiscuirse en los mercados en todas las formas posibles para influir en la distribución de recompensas económicas. Las recomendaciones de Sir Anthony evocan los años 1960 y 1970, cuando los sindicatos eran una fuerza dominante en la política y el Estado era visto como un vigilante indispensable en los mercados.


Extractos de una entrevista hecha a "Sir Tony"

Anthony Atkinson "contra la desigualdad, la cuestión del pleno empleo debe ser la prioridad"
El economista británico Anthony B. Atkinson lleva medio siglo trabajando enfocado en los temas de la distribución de la riqueza, la desigualdad y la pobreza, y ha publicado cincuenta obras que le dieron fama internacional. Con este libro recién publicado, Inequality -What can be done? Thomas Piketty, autor de “El Capitalismo en el siglo XXI”, quien es su discípulo y escribió el prefacio al libro de Atkinson, dice que “el científico de la legendaria prudencia, se sumerge aquí en el debate."
Es éste un verdadero programa de acción que desarrolla el autor en 15 proposiciones que van desde la fiscalización a la seguridad social, pasando por la lucha contra el desempleo, las políticas de innovación y de ayuda para el desarrollo. Atkinson dice de manera optimista y firme que “el mundo enfrenta problemas enormes, pero colectivamente, no somos impotentes ni nos enfrentamos a fuerzas incontrolables”.
Atkinson dice en entrevista a l’Humanité que su trabajo, comenzado desde los años 1960, le ha dado una perspectiva a largo plazo y le ha permitido mostrar que la mayor parte de los países europeos han atravesado períodos significativos en los que han visto una disminución de las desigualdades, y añade que  “El capital en el siglo XXI (Seuil, 2013), de Thomas Piketty, pudo dejar la impresión de que sólo durante la Segunda Guerra mundial sucedió esto; sin embargo, esto abarca el período comprendido entre 1945 y finales de 1970 - en el que la tasa de pobreza y el porcentaje de ricos disminuyeron. “Es importante recordar esto ya que actualmente prevalece un clima de pesimismo frente a la desigualdad, un sentimiento de que nada puede hacerse, empero, si uno extrae las lecciones de estos períodos, es posible emprender las acciones que lleven al cambio.
A la pregunta de por qué siendo él un investigador universitario, formula un verdadero programa político en su libro -ya que incluso lo asienta así: “Lo que se puede hacer” para luchar contra la desigualdad en todas sus formas, Atkinson dice:
Tanto como profesor, como ciudadano, “tengo la posibilidad y también la obligación, de utilizar mis conocimientos para responder a las cuestiones políticas actuales. Mucha gente, vecinos, amigos, colegas, me preguntan ‘¿qué se puede hacer?’ Para responder a esta pregunta, debemos analizar todos los pormenores de la situación para dibujar los contornos de lo que puede suceder en el futuro.”
“Una de las razones por las que escribí este libro, continúa Atkinson, es porque después de publicada la obra de Thomas Piketty, todo el mundo habló de desigualdades señalando a los ricos y olvidando la pobreza. Por eso hay que insistir en la importancia que tiene y en el hecho que pobreza y desigualdad están sólidamente ligadas. La pobreza persiste porque no se adoptan las políticas capaces de resolver el problema, sobre todo porque los que detentan el poder, son ellos mismos muy “acaudalados”. Y una de las causas de la desigualdad es que persiste la pobreza en países ricos.
El autor asienta quince propuestas muy específicas. Algunas de ellas conciernen a la fiscalización, a los impuestos, en particular las transferencias financieras. Dice que algunas de ellas ya ha sido adoptada en Francia: aumento de la tasa impositiva a los más ricos, por ejemplo. (Lo cual por cierto llevó a algunos ricos en Francia a sacar su dinero, incluso a abandonar el país. El actor Gerard Depardieu optó por la nacionalidad rusa y sacó –muy solidario- su dinero de “La France”.) También recomienda la creación de condiciones de desempeño realistas para los pequeños inversores que les dé un rendimiento sobre la tasa de ahorro sobre el capital, ya que se trata sobre todo de personas mayores a quienes cada vez les resulta más difícil cubrir sus necesidades; y no descender sobre la línea de la pobreza, lo cual es un factor más de desigualdad. En los últimos años la tasa de interés no ha sido suficiente para asegurar un rendimiento positivo para los ahorros debido a la inflación, dice Atkinson y muestra el ejemplo de su gobierno, el británico, que introdujo bonos de ahorro público para proteger el patrimonio de los pequeños inversionistas pero que ya se han eliminado.
A diferencia de Piketty que propone un impuesto mundial sobre el capital, Atkinson dice que globalmente hay que comenzar por tasar a las compañías multinacionales pero hace falta la cooperación internacional, la coordinación y la transparencia y aboga también por un sistema tributario global para los individuos, basado en el capital total.
Atkinson propone luchar contra el desempleo y sostiene que el Estado debe ser el garante del empleo en última instancia. “Es importante que los bancos centrales se ocupen del empleo, no sólo de la inflación. Por supuesto tenemos que salvar a los bancos, ¡pero también salvar a la gente! Y para ello, se requiere una garantía de empleo.”
Su consejo para actuar con eficacia tanto en el mercado laboral como en el del capital es en el sentido de atender la demanda y la cuestión de los salarios.
Se refirió a la “explosión de los altísimos salarios” que no sirven a los intereses de los accionistas en las empresas además de otros aspectos sociales, por supuesto. Podemos mencionar aquí los emolumentos desmesurados de los grandes patrones y de los cuadros dirigentes que al mes ganan neto 4,072 euros alcanzando dos veces más que el promedio de los salarios, 2.5 veces más que los empleados y 2.4 veces más que los obreros, y qué decir de los super salarios: Sólo cinco patrones de grandes empresas en Francia, se llevaron 55 millones de euros en 2014; y, a decir del propio Atkins, “los jefes de las grandes empresas en el Reino Unido han ganado en 22 horas ¡lo que el trabajador promedio gana en todo el año!”.
Atkinson dice que sus propuestas son aplicables no sólo en su país de origen, sino también en Francia. A mi me parece que para cualquier país, México incluido claro está, salarios con menos franjas de salvaje diferencia, sería lo más sano. 
Atkinson propone además, la introducción de un ingreso mínimo para los niños a nivel de toda Europa, lo que sería una inversión de la UE para el futuro, una contribución a la equidad entre generaciones y un medio para reducir la desigualdad entre hombres y mujeres (la renta básica se pagará a la madre de todos modos).
Respecto al progreso tecnológico en detrimento del empleo y de la mayoría de los ciudadanos, “Sir Tony”, como le llaman cariñosamente sus alumnos, dice apoyarse en las teorías de economía emergente para demostrar que el progreso técnico es el producto de las decisiones de las empresas y los gobiernos, y tienen consecuencias sobre la redistribución. No obstante, no es claro que dichas decisiones, en particular las multinacionales, tengan como fin la justicia social, añade.
Por otra parte, y aun cuando “no está de moda” la teoría de la intervención pública en la economía, Atkinson sostiene que puede ser eficaz siempre que haya límites al Estado ya que “por parte de los mercados también hay decisiones extraordinariamente ineficaces.” Se hace necesaria, por tanto, la intervención pública para la prestación de servicios. El economista enfatiza el hecho de que esto no concierne únicamente a los gobiernos; combatir la desigualdad concierne por igual a los ciudadanos, a los empleados, a los empleadores que todos somos, dice, aludiendo a una campaña llevada a cabo en el Reino Unido de manera individual pero colectivamente: “Un salario que permita vivir”.
“Ahora vemos que el empleo regular a tiempo completo tiende a ser sustituido por distintas formas de empleo atípico y algunas personas tienen una "cartera" de actividades. El mercado de trabajo del siglo XXI va a ser muy diferente al del siglo anterior, y es crucial pensar en la misión de las instituciones como el Consejo económico de desarrollo social y ambiental en Francia, y la participación en ella de los miembros de las organizaciones no gubernamentales, asociaciones de consumidores, etc., no sólo de los empleadores y trabajadores.”
Respecto a la acogida de su obra en el Reino Unido, Atkinson se mostró contento de que habían asistido mayoritariamente jóvenes a las varias presentaciones de su libro y conferencias sobre el mismo, y que le habían hecho muchas preguntas. “Y muchas personas me han dicho que no estaban conscientes de que podían hacer algo, de actuar. Esto corresponde a mi esperanza original: demostrar que hay cosas que no se discuten ni se inscriben en la agenda, pero que ya se han aplicado en el pasado o que podemos vislumbrar hacia el futuro”.
“Esto abre el debate público. Yo deseo dirigirme a mucha más gente, más allá de especialistas, teóricos y practicantes de la economía. Me dio mucho gusto y me sorprendió que un lector me dijera ¡que él había enviado 10 libros a sus amigos como regalo de Navidad!”.
La investigación de “Sir Tony” se ha enfocado en los siguientes temas:
Distribución del ingreso y la riqueza; La pobreza y el estado de bienestar; Agenda social europea; Economía pública mundial; economía del bienestar.
Actualmente su investigación se centra en lo siguiente:
Mayores ingresos en el largo plazo; Monitoreo social europeo; Los ingresos en las colonias británicas; Donaciones de caridad para el desarrollo.


Sir Anthony Barnes "Tony" Atkinson (nacido el 4 de septiembre de 1944), es un académico y economista británico que ha sido Senior Research Fellow del Nuffield College de Oxford desde 2005 y Centennial Profesor de la London School of Economics. Alumno de James Meade, Atkinson estableció prácticamente sin ayuda de nadie el campo moderno británico de estudios sobre la desigualdad y la pobreza. Ha trabajado en la desigualdad y la pobreza por más de cuatro décadas. Es co-autor junto con Joseph Stiglitz de “Lectures on public economics” (Conferencias sobre la economía pública) 


Las 15 propuestas de Atkinson

(Por Diego Castañeda -tomado de Horizontal-)

  1. Dirigir el cambio tecnológico
El Estado debe pensarse como inversionista en el progreso tecnológico. El Estado debe preocuparse particularmente por la dirección de ese cambio. Debe fomentar innovaciones que favorezcan la empleabilidad de los trabajadores. El cambio tecnológico tiene un paradigma redistributivo, ya que este resulta en fuentes de ingresos de capital. Como Atkinson mismo lo menciona, aludiendo a James Meade, esto es crucial porque “sí importa de quién son los robots”.
  1. Fortalecer el sindicalismo no cooptado
Se necesita un marco legal que permita a los sindicatos representar mejor a los trabajadores. Atkinson cita al abogado Shi-Ling Itsu: “El rol de la ley en distribuir la riqueza sigue siendo una caja negra”. El marco legal en la gran mayoría de nuestras sociedades tiene sesgos y es amistoso con la acumulación de capital y la concentración de poder. La organización de los trabajadores es un contrapeso que debemos fortalecer legalmente.
  1. Buscar esquemas para asegurar el empleo universal
El gobierno debe adoptar un objetivo explícito para prevenir y reducir el desempleo. Esta es una de sus propuestas más radicales: que el Estado se vuelva un empleador de última instancia, ofreciendo un empleo pagado al salario mínimo a todo aquel que lo solicite.
  1. Asegurar buenos salarios mínimos y limitar los salarios máximos
Establecer una política nacional de pagos, que consista en dos elementos clave: un salario mínimo estatutario valorado al estándar de vida y un código de prácticas sobre pagos por arriba del salario mínimo; estos dos elementos como parte de una conversación nacional y de la formación de un consejo económico y social.
  1. Incentivos subsidiados al ahorro
El gobierno deberá ofrecer una cuenta de ahorros, garantizando una tasa positiva de retorno. Esta es otra de las medidas innovadoras de Atkinson. Si las personas han de acumular capital, es necesario incentivar el ahorro, para que los usuarios incrementen su patrimonio.
  1. Herencia mínima universal
Debe existir una dotación de capital para todos. Atkinson propone que el Estado otorgue una “herencia mínima” a cada individuo cuando cumpla la mayoría de edad, con el fin de que inicie su vida adulta poseyendo algo de riqueza, siendo financiada por impuestos progresivos sobre la tenencia de la tierra. Un ejemplo de estos impuestos progresivos sobre la tenencia de la tierra es el impuesto predial.
  1. Inversión de capital público a largo plazo
La creación de una autoridad pública de inversiones. Una especie de fondo soberano que se dedique a buscar inversiones para acrecentar el acervo de riqueza del Estado con la finalidad de conseguir una mayor igualdad intergeneracional.
  1. ISR hasta del 65% en los percéntiles más altos
El retorno de la estructura progresiva de los impuestos: elevar la tasa marginal del impuesto al ingreso (ISR) hasta en un 65%, y favorecer los impuestos directos sobre los impuestos al consumo.
  1. Descuentos en impuestos si eres de bajos ingresos
La introducción de un descuento sobre el impuesto al ingreso para los ingresos más bajos. Esta idea es semejante a la propuesta de los economistas Milton Friedman y James Tobin, que consiste básicamente en otorgarle una transferencia neta a la primera franja de ingresos.
  1. Impuestos diferenciados a la herencia
Las herencias en vida deben ser sujetas a un gravamen de manera progresiva.
  1. Recalcular y reforzar el impuesto predial
Crear un nuevo sistema de impuestos sobre la propiedad, un impuesto que grave el valor real y esté bien diferenciado.
  1. Darle un salario a los niños
Subsidios que deben ser pagados a todos los niños al valor mínimo de subsistencia, pues son el futuro y esos años son cruciales.
  1. Creación de un ingreso básico o universal
Una transferencia a nivel nacional a todos los ciudadanos, aunque no trabajen.
  1. Pensionar a todo el mundo
Una cobertura universal de seguridad social para los adultos mayores.
  1. Cobrarle impuesto redistributivo a los países ricos
Que los países con mayores ingresos aporten el 1% de su PIB para el combate a la pobreza y la desigualdad en los países más pobres, creando un compromiso de cooperación internacional en la materia.

1/27/2016 03:46:00 p. m.

De la "Reforma Política" en la Ciudad de México




El 25 de enero (2016) Morena, en voz de Martí Batres, su dirigente en la ciudad de México, dio un mensaje en conferencia de prensa que se resume así: (tomado del Twitter de @martibatres)

1. La alianza PRI-PAN-PRD puso en riesgo los avances de la ciudad de México con la composición distorsionada de la Asamblea Constituyente.

2. Por eso desde afirmamos que los ciudadanos libres debemos participar electoralmente para impedir el retroceso.

3.De 100 diputados constituyentes que conformarán la Asamblea que aprobará la Constitución de la cd de México 40 serán designados por dedazo.

4. Los 40 de dedazo serán designados por PRI-PAN-PRD desde el Senado, la Cámara de Diputados, la Jefatura de Gobierno y la Presidencia.

5. Pero hay otros 60 aún que sí serán elegidos por la ciudadanía. Por eso afirmamos que todavía hay esperanza para defender a la ciudad.

6. La alianza PRI-PAN-PRD se apropió del 40% de la Asamblea Constituyente. Eso es motivo de gran preocupación. No se puede confiar en ellos.

7. Juntos, PRI-PAN-PRD aprobaron la privatización del petróleo, el aumento de impuestos y el desmantelamiento de los derechos laborales.

8. Se equivoca cuando afirma que la Carta Magna federal impide que haya retrocesos.

9. A pesar de que el art 1o de la Constitución Federal establece el principio de progresividad PRI-PAN-PRD demolieron los derechos laborales

10. No vamos a permitir que PRI-PAN-PRD vengan a hacer lo mismo a la cd de México: a privatizar el agua, la educación y el espacio público.

11. Si PRI-PAN-PRD se agandallaron 40 diputados por dedazo; vayamos por los 60 que serán elegidos por la ciudadanía.


11/20/2015 04:29:00 p. m.

¿Qué influye en nuestras elecciones?


Por Hasardevi
20 de Noviembre, 2015
“Es tiempo de interrogarse sobre la influencia de las redes sociales en la orientación de nuestro comportamiento político”.


En Francia, como en toda Europa, y el mundo, vastos problemas se ciernen sobre la población desde hace algún tiempo y la solución a éstos por parte de los gobiernos, parece más lejana.

Lo que sólo parecía ocurrir en países menos favorecidos o de plano “en desarrollo” –eufemismo  para subdesarrollados, muy corruptos y sobre-explotados, a partir de algunos años comenzó también a minar la economía y la forma de vida de aquellos de los países desarrollados, en este caso, eufemismo para colonizadores, imperialistas…

Asuntos como el desempleo, las crisis económicas, la pérdida de derechos en asuntos vitales como la salud, las pensiones, la educación gratuita y varios más, fueron tomando auge en estos países mientras que la inseguridad, siempre al borde de una conflagración mundial, siempre con hechos sangrientos debidos al terrorismo (de todo tipo), ocupan las discusiones en los medios y dan lugar a movimientos ciudadanos de aquellos que cada vez están más convencidos de que esto es lo que está sucediendo:

Los ricos (un 1% de la población mundial) lo son cada vez más, la clase media está sobreviviendo a duras penas y los pobres proliferan; 2) El perpetuo estado de shock que se impone a los pueblos con el fin de manipularlos mejor; 3) El avance del control sobre los medios masivos se dirige ahora en contra de los derechos a la libertad individual y el espionaje en las redes se hace cada vez más evidente.

A la luz de lo anterior, los atentados terroristas del 13 de noviembre en Francia, vienen a reforzar las prácticas de control sobre los derechos de los ciudadanos y una de las consecuencias que puede haber, es el afianzamiento de la ultra derecha ahí. Y es que como los franceses dicen, hay de derechas a derechas. No es lo mismo la derecha de Sarkozy que la de Chirac, por supuesto. Y no es lo mismo la izquierda de Hollande, que ha tomado medidas en contra de los trabajadores y cuya política exterior se ha subsumido a la de los EEUU, que la de Mélenchon en el Parti de Gauche cuya claridad acerca del significado de la República es así expresada: “La República no es un régimen neutro: Tiene un contenido.” “Para mí, la identidad republicana de la Francia es Libertad, Igualdad, Fraternidad.” “Me incomoda la cuestión de la identidad: yo más bien creo en la identidad republicana”.

Hoy, el peligro es la derecha ultra de Marine Le Pen, la cual por cierto y tal como ocurre en México con el PRIAN, aunque con gran distancia en las circunstancias, es apoyada por los menos instruidos, especialmente jóvenes en la precariedad laboral que no ven claro su futuro, según un estudio realizado por el sociólogo Sylvain Crépon (http://www.lexpress.fr/actualite/politique/moins-on-est-eduque-plus-on-vote-fn_1100733.html) a diferencia de aquellos que siguen a Mélenchon, que son más instruidos y politizados. También es un hecho documentado que el voto para Andrés Manuel López Obrador y Morena ha estado en los sectores de clase media y con mayor nivel de estudios de la población.

Y aparece de nuevo –como en los atentados del 11 de Septiembre de 2001 en los EEUU- el fantasma del espionaje y la sospecha sobre todo individuo.
En un artículo publicado hace un par de días en L’Observateur por el investigador en neurociencias Romain Ligneul  se lee la siguiente invitación que hace Facebook: “Cambie su foto”, y se proporciona la opción de poner la bandera de Francia o superponerla en el perfil de identificación.

Este ofrecimiento de FB, nótese que en voz imperativa: "cambie", facilita en gran medida la decisión del usuario a adoptar este código de color en respuesta a los atentados en París, dice Ligneul, quien apunta al comienzo del mismo: “Es tiempo de interrogarse sobre la influencia de las redes sociales en la orientación de nuestro comportamiento político”.

Se hace evidente que esta iniciativa refuerza la presencia de facto de la bandera francesa en la red social, pero también, dice el artículo de marras, esto da la oportunidad para que FB pruebe qué tanto los usuarios adoptan los comportamientos sugeridos por la empresa… y a través de ello, se obtiene información valiosa sobre la influencia directa que se puede ejercer en ciertos usuarios.

Además, si bien se puede interpretar la adopción sugerida por FB como un “apoyo a Francia y a los parisinos”, algunos pueden encontrar en esto la exacerbación del patriotismo e incluso una posición política. Por su exactitud, esta información es un centro útil para la exploración y análisis de la enorme cantidad de información que Facebook recolecta cada día acerca de los usuarios (conversaciones, publicaciones, contenido compartido, etc.). Y hay que tomar en cuenta que siendo públicas las imágenes del perfil, dicha información también puede ser analizada por terceros: gente del gobierno, comerciantes, etc.
Pero lo que sea que elijamos, dice este artículo que analiza la información a la que Facebook tiene acceso con simplemente ofrecer poner en el perfil los colores de la bandera de Francia, FB puede calcular fácilmente la proporción de contactos que se han suscrito a esta opción, es la red social de los individuos la que se analiza. Así, si uno elige no tomar la opción que da FB, y 21% de los contactos sí lo hacen, eso significa probablemente que no se es “rabiosamente anti-Francia y más aún, pro-djihad”.
¿Qué significa eso? La cifra refleja el bagaje cultural, el medio social en que se desenvuelve; una proporción del 70% sugeriría un medio social más inclinado a un nacionalismo político, mientras que una proporción de 0% podría reflejar la pertenencia a un medio radicalizado… Información muy valiosa para los dispositivos de vigilancia automatizados recientemente estabecidos en la Ley de Inteligencia. Todo esto permite a FB saber qué es lo que influye a los usuarios.
Una interesante conclusión a la que llega este artículo se encamina así:
“Exigir transparencia en los algoritmos”
“Durante mucho tiempo se ha sabido que Facebook filtra las publicaciones mostradas en los muros de acuerdo con las afinidades y varios otros parámetros opacos, a pesar del control propuesto para los usuarios. ¿Cómo se utilizarán los nuevos datos discutidos aquí?
Ahora está claro que el manejo de los contenidos disponibles en la web tiene una considerable influencia en las opiniones e intenciones de voto de los ciudadanos.”
“Un estudio publicado este año en la prestigiosa revista PNAS muestra que mediante la manipulación de los sitios de información política de clasificación en un motor de búsqueda como Google, puede modificar hasta el 20% de la intención de voto.
Ligneul es cauto al afirmar: "Hasta que se demuestre lo contrario, ni Facebook ni Google practican este tipo de manipulación deliberada y selectiva de las fuentes de información disponibles para sus usuarios, pero teniendo en cuenta la creciente importancia de estas plataformas en el debate público, sería prudente inducir a nuestros gobiernos a exigir transparencia total de los algoritmos [PDF] de referencia y ‘selección inteligente’ de los contenidos utilizados por estas empresas.”
El riesgo de abuso se hace presente ante la oportunidad que ofrece Facebook para superponer con un clic la bandera de Francia (o cualquier otra opción) para presentar las fotos de perfil, y esto es debido a que se sabe que los seres humanos también ajustan a posteriori sus opiniones, con el fin de hacerlos más consistentes con las decisiones tomadas. Este fenómeno se conoce como la “resolución de disonancia cognitiva” e implica “que si se fuerza o se incita fuertemente a los individuos a hacer una elección, se les fuerza igualmente a justificar dicha elección, tanto por sí mismos como con respecto a los demás, por lo que después de haber enarbolado los colores azul-blanco-rojo, se tendrá tendencia –en promedio- a ser un poco más patriota que antes.”
“Por otra parte, se sabe también que nadie escapa a las presiones de la conformidad o concordancia social, ya que uno se construye con relación al otro. Experimentos famosos han llegado a demostrar que dos líneas de magnitud claramente diferente tienden a apreciarse del mismo tamaño si varias personas afirman que lo son (experimento de Asch).
“Por último, el trabajo altamente influyente de Zajonc han demostrado claramente que el simple hecho de ser expuesto repetidamente a una imagen dada (como la bandera francesa, en este caso) tiende a favorecer los sentimientos positivos y reducir los sentimientos negativos que experimentamos al respecto.
En momentos en que la sociedad francesa busca la unidad y la respuesta adecuada a la agresión que acaba de sufrir, es esencial permanecer lúcido sobre cómo la opinión pública se construye y se mueve dentro de las redes sociales y, por tanto, en Facebook.” 
Hasta aquí lo señalado por el artículo que, a todas luces puede ser aplicado en otros contextos sociales y que alerta acerca de cómo las redes sociales no escapan a la manipulación de la que los individuos y las sociedades han sido objeto a través de los años por parte de los medios masivos y la publicidad.



En México cada vez se recrudece más el ambiente político y la tentación de reprimir las redes sociales se ha hecho manifiesta con varios intentos de legislar al respecto y de la forma más burda posible. Se sabe por diversas fuentes que el espionaje en las redes en este país, es la constante. Y vale la pena pensar, hablando del ejemplo de los colores patrios que suscitan “empatía”, el hecho de que el PRI se ha negado a “soltar” dichos colores que ostenta a manera de secuestro perpetuo en su logo como partido dictatorial, por cierto, cada vez más envilecido, pero que por alguna razón –y podemos comenzar indagando en las teorías psicológicas aquí apuntadas- todavía no se muestra en las urnas un rechazo absoluto y contundente.


9/17/2015 07:16:00 p. m.

Los salvaguardas del poder

...o de la servidumbre voluntaria



Por Hasardevi
17 de Septiembre de 2015


"Algunos encuentran una especie de gloria en mostrarse como los mejores servidores del poder, de protegerlo, de actuar para salvaguardarlo.”

Mucho he comentado, desde hace años, en mis programas “Del Caos al Cosmos” (aquí un link a un artículo que escribí en 2011 en donde lo menciono de paso también http://hasardevi.blogspot.mx/2011/09/las-crisis-tienen-un-origen.html )  sobre La servidumbre voluntaria de Etienne de la Boétie,  escrito cuando La Boétie tenía sólo 18 años, a mediados del siglo XVI. La vida de La Boétie fue muy breve ya que murió a la edad de 36 años habiendo ganado por cierto el reconocimiento de su contemporáneo, el gran filósofo Michel Eyquem de Montaigne (1533-1592). Aquí un fragmento de su Discurso:

“Sólo quiero entender cómo es posible que tantos hombres, tantos pueblos, tantas ciudades, tantas naciones, soportan un solo tirano que no tiene más poder que aquél que ellos le dan, que tiene poder para dañar en la medida de lo que están dispuestos a soportar, y que no podría hacer ningún daño si ellos no gustaran de sufrirlo en lugar de contradecirlo.

Es realmente sorprendente y, sin embargo tan común, que deberíamos más bien deplorarlo que sorprendernos: ver cómo millones y millones de hombres son miserablemente sometidos, la cabeza gacha, a un deplorable yugo, no porque se vean obligados por una fuerza mayor, sino por el contrario, porque están fascinados y, por decirlo así, embrujados por el nombre de uno, al que no deberían ni temer (puesto que está solo), ni apreciar (puesto que se muestra para con ellos inhumano y cruel).”

Casi cinco siglos después, y tan actual, tan vigente que debería avergonzar a estos usuarios de los medios, de la tecnología, vivir en tales burbujas de indolencia.
¿Por qué hoy un puñado de ricos y poderosos se enseñorea en el mundo? ¿Por qué millones de complacientes servidores se empeñan en agachar la cerviz?

El fenómeno de Donald Trump es sencillo de entender a la luz de esta reflexión de La Boétie. La gente le admira “porque algo ha hecho bien el sujeto si es tan inmensamente rico” ha dicho uno de sus seguidores estadounidenses, septuagenario, por cierto. Su gesto permanentemente despectivo es
indulgentemente obviado por aquellos que, gustosos, se disponen a… servirle. 

Ese “cerdo ignorante” como le llamó Roger Waters, co-fundador de la estupenda banda Pink Floyd, dijo también que Trump era el “epítome de todo lo que pueda considerarse mal,” y si bien le divertía hasta cierto punto, no le parecía divertido que fuera tan popular como es. “El vive bajo la ilusión de ser admirable de alguna manera”, dijo Waters sobre Trump. Yo tengo la impresión de que la gente también vive bajo la misma ilusión.

No sólo los que admiran al multimillonario viven bajo esa ilusión. Me parece que todos quienes en México vitorean, sirven o aun sólo toleran a los pésimos gobernantes, “servidores” públicos, y demás fauna institucionalizada, piensan que ellos son de alguna manera admirables… y quizá ellos, quienes se aprestan a servirles, lo son también por ese mismo hecho.

“Ignorante” dijo el talentoso Waters, y aludió a los medios que replican lo que al 1% conviene para mantener el control. Ignorancia es sin duda el mal, pero no solamente, pues se acompaña con esa necesidad de servir al poder, a los ricos, poderosos, famosos, no importa que hayan logrado todo eso por los caminos más ruines.

Acaba de pasar el día nacional por antonomasia, la independencia. Y a casi doscientos años de consumada ésta, resulta que los tiranos se convierten en héroes y por obra y gracia del peñismo, Porfirio Díaz deviene uno de los héroes “que nos dieron patria”. Así, un individuo de nombre Diego Gómez Pickering quien funge como embajador de México en Inglaterra, grita “¡Viva Porfirio Díaz!” Y la turba presente corea “¡viva!” en la noche del 15 de Septiembre, y -al mejor estilo peñista- no sólo lo hace sino que pretende esconderlo y en su reporte se omite dicho nombre y se insertan los de Galeana y Matamoros (según nota 

Deplorable la inconsciencia de la turba, deplorable la actitud taimada del embajador que habla de su servilismo al régimen. Deplorable el lumpen de cuello blanco que guía al lumpen inconsciente que sostiene al 1%.

En México Peña tuvo que recurrir a sus “servidores” para amenazar a los “invitados” al Zócalo si no acudían, el mismo que permaneció medio vacío. Y al fin el señor Peña no pudo librarse de la valiente protesta de un grupo de estudiantes, con las consecuencias ya bien conocidas del odio del lumpen al servicio de los poderosos, que los maltrató y desapareció por unas horas –al parecer- a algunos de ellos.

Un rendido sirviente del régimen peñista, Miguel Mancera, se hizo servir a su vez por el lumpen perredista para llevar a cabo su informe mendaz y deleitarse con los aplausos de otros sirvientes igual que él.

Como dijo Waters respecto a su próxima película del concierto, Roger Waters The Wall, “espero que la gente lo tome como una experiencia de unión. Si la gente ve esta película, lo que espero es que se miren el uno al otro y se digan  '¿Sabes qué? Somos una comunidad y somos muchos: Hay un montón de nosotros.'”



Cuándo comenzaremos a mirarnos y decirnos: “somos un montón” y ellos sólo unos cuantos, podemos derrotarlos. ¿Cuándo?